Los 5 factores más importantes de la fotografía que debes implementar en un e-commerce

Leave a comment
e-commerce / Fotografía

Cuando hablamos de venta online las fotografías son uno de los recursos imprescindibles para la digitalización de un negocio. Hoy en día lo que no se muestra no se vende. La nueva sociedad de consumo tiende a ser más escéptica y sus criterios de elección están directamente vinculados a la imagen que percibe de cada producto.

Como los internautas deben ver para creer, la primera aproximación que tienen del artículo debe transmitir seguridad y confianza. Pero, ¿qué hacen las empresas para potenciar las conversiones en línea? Destinan grandes esfuerzos en desarrollar producciones eficientes que generen imágenes de alta calidad que además, muestren el producto de la manera más fiel posible en su tamaño, textura y color. Ésto evitará en gran parte las devoluciones y los altos costes que acarrean a la empresa.

Como especialista en el sector de la imagen, estoy convencido de que a la hora de trabajar en fotografía de producto de gran consumo es crucial abogar por un equilibrio entre la alta productividad y la óptima calidad de las imágenes. Para ello hay que diseñar un flujo apropiado en el que se deben considerar cinco factores: la productividad, la apariencia de la imagen, el retoque, la cantidad de fotografías por producto, y la repetibilidad. 

¡Tenemos una novedad para vosotros! Os vamos a ofrecer audios con información adicional en nuestros artículos. En este primer podcast, Txomin nos cuenta sus ideas y experiencias sobre la fotografía e-commerce, ¿Nos escuchas?

PODCAST E-COMMERCE

Qué debes saber sobre estos cinco factores:

1. El factor productividad: ahorrar tiempo es ahorrar dinero

En las producciones fotográficas de e-commerce se debe optimizar el tiempo empleado. Es sumamente importante dejar de lado todos los elementos de la cadena de producción que ralentizan la dinámica de trabajo y no aseguran el resultado final. Así mismo, contar con una tecnología apropiada que mantenga la calidad para poder reproducir de la manera más fiel el producto en cada disparo, facilitará el proceso, evitará repeticiones y permitirá la repetibilidad de las imágenes, reduciendo los costes de la empresa desde el primer día de implementación.

Tecnología Free Mask: la aplicación de Broncolor que permite generar automatizaciones en el proceso de captura y ahorrar tiempo.

2. El factor apariencia: una buena fotografía vale más que mil palabras

Aproximadamente el 22% de las devoluciones de productos se deben a que la apariencia en la web difiere de la realidad. Para evitar este problema, debemos esforzarnos en mostrar el producto desde distintos ángulos, enseñando todas sus cualidades y describiéndolo de la mejor manera para evitar sorpresas.

El color es una característica determinante en la venta y una de las razones por las cuales más a menudo se realiza una devolución. La imagen que el cliente ve en internet debe asemejarse al artículo que recibe en su casa y para ello por ejemplo, hay que estar seguro de que se reproduce el color de la manera más fidedigna. En la producción tenemos que estar seguros de que el workflow está blindado y debemos saber identificar si hay algún problema de colorimetría en la cadena. Una imagen que aporta información apegada a la realidad reduce la tasa de devoluciones, evita la frustración del cliente y los gastos extra que esto conlleva.

3. El factor retoque: el aliado para sacar el máximo potencial de las imágenes

Una imagen siempre puede mejorarse, y aquí es donde el retoque tiene un papel importante. Sin embargo, no debemos pensar en la postproducción como un proceso aislado, sino como un elemento que debe convivir con el resto de procedimientos.

En el diseño de la producción de imágenes también es muy importante identificar qué tareas nos permitirán ser más ágiles, decidiendo cuáles llevaremos a cabo durante la toma y cuáles en el tratamiento digital.

A la izquierda, una imagen tomada con un flash que mantiene su temperatura de color en cada disparo. A la derecha, una realizada con un equipo menos apropiado que muestra dominantes cruzadas difíciles de corregir.

Se trata de optimizar al máximo todo el flujo de trabajo, sea éste in house o externo. Y en el caso del outsourcing hay que hablar el mismo idioma que la empresa encargada a la que tenemos que saber dirigir con claridad y precisión para que se ajuste a los criterios visuales de nuestro tienda online.

Antes de definir los esquemas de iluminación también es pertinente que se realice un análisis previo en el que se valide si el producto se ve adecuadamente. Además, existen programas cuya automatización con el equipo de iluminación permite realizar máscaras de silueteado rápidamente y su implementación puede ahorrar a la empresa costes por imagen, que teniendo en cuenta el promedio de cien mil imágenes al año puede traducirse en un ahorro total considerable.

4. El factor cantidad: mayor número de posibilidad significa un mayor número de ventas

Marcas referentes en el sector del ecommerce como Amazon, Zalando, Mango, Zara y otras, mantienen un flujo de producción de imágenes bastante constante y elevado. En el caso de las marcas de moda, la estacionalidad del producto y el número de referencias correspondiente a cada una de las temporadas multiplica la demanda de fotografías. De igual forma, está claro que al mostrar un mayor número de imágenes por producto se genera un mayor número de ventas. 

5. El factor repetibilidad: en la homogeneidad está la fuerza

La fotografía para e-commerce debe contemplar procesos estandarizados que permitan replicar una imagen un gran número de veces en un mismo escenario; es decir, que el mood de la fotografía luzca igual para cada uno de los productos que necesitan ser fotografiados. Para que el catálogo online sea coherente es imprescindible definir los esquemas de iluminación que se usarán en cada temporada/sesión. De esta forma, todos los productos respirarán un look similar en cuanto a color y composición, evitando los saltos en la iluminación que rompen con la homogeneidad de la web, pudiendo confundir al cliente. No obstante, también se pueden aplicar técnicas de romper el ritmo de imágenes para llamar la atención sobre determinados productos que se quieran resaltar.

Del lado izquierdo, una secuencia de disparos que mantiene la intensidad de luz y color del fondo en cada toma gracias al uso de un equipo de calidad. Del lado derecho se aprecian diferentes intensidades de luz, esto ocurre con equipos que no dan la misma potencia en cada destello.

Y es que el problema fundamental de la industria hoy en día no es obtener una buena imagen, sino hacer la mayor cantidad en el menor tiempo posible manteniendo los mismos estándares de calidad. Ésto no se logra con cualquier equipo, se necesita tener formación y realizar una inversión previa en productos tecnológicos que se adapten perfectamente a la dinámica de trabajo.

En este sentido, el equipo de iluminación es uno de los elementos clave en la producción y que mejor retorno de la inversión tiene en el futuro. A la hora de la adquisición del equipo más adecuado, no debemos pensar en el capital inicial como único factor, sino tener un plan de amortización y estudiar el ROI a largo plazo. Y desde Tx-Lab, asesoramos a nuestros clientes para que adquieran los productos que mejor se adapten a sus necesidades y para que su inversión sea por la máxima durabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *