Un escenario “real” con la ALPA 12 MAX y Rodenstock eShutter 250

Leave a comment
Alpa / FineArt / Fotografía / Making Of / Rodenstock

Las cámaras ALPA dan un salto atrás en el tiempo. El fotógrafo suizo de la marca, Hans Rupp, junto con la fotógrafa María Pedro Fonseca tuvieron acceso al histórico Palacio National da Ajuda (Lisboa) para documentar su estado actual. Un edificio que lleva 222 años esperando estar plenamente acabado.

El proyecto de documentación de la situación del palacio portugués mediante las cámaras ALPA se comenzó a gestar el verano de 2017. Los fotógrafos, Hans Rupp y María Pedro Fonseca, juntamente con la fotógrafa Rosa Araci – responsable del making-of – pasaron un tiempo ajustándose a las condiciones del edificio, así como la configuración de la ALPA 12 MAX. En esta fase preparatoria del proyecto, Hans Rupp usó sobre todo una lente Rodenstock / ALPA HR Alpagon 4.0 / 32 mm FPS SB17 con obturador electrónico y la ALPA Silex como módulo de control. Esta configuración resultó ser perfecta para todo el proyecto posterior.

El mayor desafío fue el espacio limitado. La mayoría de los pasillos son relativamente estrechos y esto hace que sea difícil crear profundidad. Las habitaciones más pequeñas miden aproximadamente 10 por 10 metros y eran más bien pequeñas para nuestras grabaciones.”comenta Rupp sobre los detalles del proyecto.

 

Condiciones perfectas para Rodenstock eShutter 250

Las lentes de Rodenstock son conocidas por su excelente resolución y ofrecen la posibilidad de cambios. Para las fotografías en palacio, Rodenstock proporcionó no sólo la óptica de 32 mm, sino también la de 90 mm. Ambas son muy adecuadas para disparos en interiores y también fueron equipadas con el obturador electrónico eShutter 250 de Rodenstock.

El eShutter 250 se puede instalar en todas las lentes de Rodenstock / ALPA y sirve para controlar de forma remota la apertura y el obturador de la cámara. El tiempo máximo de exposición del eShutter 250 es de 126 segundos y en uso, ofrece a los fotógrafos tres claras ventajas sobre una lente de copal convencional:

  • Trabajo cómodo con largos tiempos de exposición
  • Serie de exposición y horquillado de fácil ejecución
  • Activación conveniente (remota) en ubicaciones de cámara complicadas.

Las condiciones de luz en el Palacio hacen necesarias las largas exposiciones y, precisamente esto, es un excelente campo de aplicación para la eShutter 250. Además, la ótpica Rodenstock en un sistema de formato medio se alza como la mejor solución para un interior extremadamente rico y valioso, con alfombras en las paredes, jarrones, etc.concluye Ralph Rosenbauer, jefe de desarrollo de ALPA

Comparado con el predecesor Rodenstock eShutter 125, la nueva solución difiere no solo en velocidad (1/250 s en lugar de 1/125 s), sino también en el manejo. El eShutter 250 puede operarse con el control ALPA eShutter Control, mientras que anteriormente se requería un ordenador o la unidad de control Sinar eControl. Especialmente para trabajos fuera del estudio, ALPA eShutter Control simplificará aún más el trabajo de los fotógrafos, puesto que el manejo no solo ahorra espacio y peso, sino que también permite el control directo de la cámara.

El Rodenstock eShutter 250 está disponible bajo petición en forma de una opción de modificación con un recargo para todos los objetivos ALPA / Rodenstock de ALPA. La palanca ALPA eShutter Control pronto estará disponible desde ALPA.

 

La historia del palacio: un espejo de la historia

El proyecto se presentará en forma de exposición a público y sus autores esperan que el resultado les fascine tanto como a ellos hacerlo.

El Palacio, entre otras cosas, me cautiva con su carácter de museo público, y algunas de las habitaciones no son solo exposiciones, sino que también se utilizan; por ejemplo, el gran comedor se usa para recepciones oficiales del gobierno“. dice Rupp.

La historia del edificio se remonta al terremoto de Lisboa. En 1755 destruyó prácticamente toda la ciudad, incluida la residencia real, el Palácio da Ribeira, a orillas del río Tajo. La urgencia de construir un nuevo palacio y el hecho de que la familia real sobrevivió al desastre porque se habían quedado en el distrito de Belém / Ajuda, que apenas se vio afectado por el terremoto, fueron probablemente razones para elegir construir el palacio en el pueblo de Ajuda. Temiendo más terremotos, el primer palacio fue construido de madera en 1761 y recibió el apodo de “Real Barraca”. Un incendio en 1794 lo destruyó, junto con gran parte de sus valiosas pertenencias.

Los gobernantes lo crearon de nuevo en su forma actual de hoy. Sin embargo, la construcción del nuevo palacio se detuvo varias veces. Los problemas financieros, las convulsiones políticas y, como punto bajo, el vuelo de la familia real a Brasil en 1807 por miedo a las tropas napoleónicas, frustraron los planes de los constructores. Cuando Don João VI regresó a su corte desde Brasil en 1821, el palacio aún no estaba terminado y solo podía usarse para las ceremonias de protocolo.

Dos años más tarde, el rey Miguel seleccionó el palacio de Ajuda como residencia y obligó a completarlo. Con el Rey Luís, el palacio de Ajuda finalmente ganó vida. En 1862 Luís se casó con la princesa de Saboya, la hija del rey italiano Vittore Emanuele II. En el mismo año, comenzaron los cambios en las decoraciones interiores: parquet, techos de estuco, murales y muebles nuevos para los pasillos. Los regalos de boda de Italia también sirvieron la nueva decoración.

El último habitante del palacio de Ajuda fue el rey Manuel II. Él era el hijo de Don Carlos, quien fue víctima de un asesinato en Lisboa en 1908. Manuel II no permaneció en el trono por mucho tiempo. Abdicó en 1910, abandonó el palacio y se exilió.

Desde 1996, los pasillos y las instalaciones se han restaurado de acuerdo con las investigaciones históricas. En 2013, el Dr. José Alberto Julinha Ribeiro fue elegido como el nuevo director del Palazzo Nacional da Ajuda. Su objetivo es devolver al palacio la importancia que tiene en la historia de Portugal. Gracias a su aprobación, el trabajo de los fotógrafos en el palacio ha sido posible.

Solo menos de la mitad del palacio ha sido construido hasta el día de hoy. Este año, los responsables comenzaron a trabajar en el lado oeste inacabado. La siguiente visualización muestra cómo debería ser el edificio final de 15 millones de dólares. Los visitantes tendrán acceso al edificio desde el oeste y pronto podrán admirar las joyas de la corona portuguesa.

 

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *